PLAN RIBERA


PLAN RIBERA

Ebro 2030 apuesta por la convivencia segura, productiva y sostenible con el río. Al igual que la Expo 2008 convirtió el río en una nueva avenida para la ciudad, Ebro 2030 quiere convertir el río en un gran corredor verde que vertebre todo el territorio, reactivando la región a partir del bienestar, de la salud y de las nuevas economías verdes de valor añadido.

Se actúa en algunas zonas ribereñas para concentrar actividades productivas, y para compensar la actividad humana mediante la naturalización en otras zonas. Los trabajos estructurales propuestos suponen nuevas oportunidades de mejora y de economía circular a partir de la valorización de recursos y residuos, incluidos el agua. Se apuesta además por la capacitación y la formación, así como por el arte y la tecnología. Se busca, en definitiva, seguir abonando la innovación en torno al río y atraer proyectos de desarrollo en todo el territorio. 

Una ribera sostenible y del conocimiento

A través del desarrollo local participativo y con el apoyo de los Grupos de Acción Local,  se plantea un Progarma de Innovación para la mejora estructural agraria, la modernización de las redes de riego y drenaje colectivas, así como la diversificación productiva agrícola orientada a la generación de valor añadido. Igualmente, se trabaja por el diálogo, la capacitación, la involucración, la exploración y la revisión compartida de prácticas basadas en la generación y la transferencia de conocimiento. También se propone el Ebro como un gran espacio de pruebas por ejemplo con tecnologías de monitorización de riadas.
Apostando por los centros generadores del conocimiento y centros tecnológicos ya existentes, se impulsa la transferencia de conocimiento en los sectores del agua, agroecológico y ambiental por ejemplo para la gestión sostenible de zonas agrícolas inundables. A partir del estudio de lodos, microfauna y suelos ribereños para usos experimentales, se busca generar y transferir resultados en temas como en la circularización de recursos hídricos o la agroindustria 4.0.

Una ribera segura y resiliente

Ebro 2030 da continuidad al dictamen de la Ponencia de Inundaciones en y de las recomendaciones consensuadas, en tre las que se incluyen:  Aumento del espacio de movilidad fluvial mediante acciones de retranqueo, eliminación de motas, creación de zonas de inundación, adaptación de usos e infraestructuras agrarias, dragados puntuales, etc. Protección de los núcleos urbanos e infraestructuras básicas. Obras y actuaciones estructurales la mejora de la capacidad de evacuación del cauce.
Incremento de capacidad de laminación de embalses adaptación a las directivas  de hábitats y su integración en la red Natura 2000 incluyendo Zonas de Especial Conservación y Espacios Naturales Protegidos, naturalización de zonas y creación de hábitats adecuados para fauna como la margaritona. Oferta pública de adquisición voluntaria de títulos de propiedad para acrecer el cauce e impulsar aprovechamientos compatibles con la inundación y conservación de la biodiversidad.

Un bosque de ribera limpio

Proponemos un Plan de gestión del dominio forestal de la Ribera orientado a la compensación de las emisiones producidas por su población (Huella de Carbono Cero), mediante el aumento de la superficie arbolada (choperas y otras especies de interés), así como al aumento de la resiliencia de la llanura inundable frente a las avenidas.

Se necesita plantar 3 millones de árboles para compensar la huella de carbono de todos los habitantes de Zaragoza en 2030. Abastecimiento urbano de agua de calidad y aguas residuales depuradas en todos los municipios ribereños, resolviendo las carencias actuales. Programa de reducción de la contaminación y de las emisiones difusas agrarias.

Una ribera más atractiva

Ebro 2030 busca convertir el río en el mayor corredor verde de España y también en un corredor de economías verdes, de salud y patrimonio. Se apuesta por reactivar Aragón a partir de una red de actuaciones socio-culturales para aprovechar las infraestructuras y recursos existentes. Se destaca la apuesta porque el arte y el patrimonio sean parte fundamental de la innovación, con intervenciones y festivales periódicos.
Se impulsa un Plan de Turismo activo sostenible, fomentando las actividades deportivas, recreativas y culturales entorno al río. Se trabaja para desarrollar una red de usos como un carril bici compatible para piraguas y otros elementos de movilidad sostenibles. Se instalarán puntos de almacenaje por distintas zonas de Aragón. Otra oportunidad es la pesca deportiva sostenible en el Bajo Ebro, afrontando el reto de la gestión de las especies exóticas. 

 

20 mayo, 2019

Alcaldes de municipios de la ribera apoyan Ebro 2030

+
13 febrero, 2019

Presentación de la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático Horizonte 2030

+
30 enero, 2019

Un bosque de ribera más amplio

+
30 enero, 2019

Una ribera más segura y resiliente

+
26 enero, 2019

Un corredor verde

+